logo W

22 Sep, 2015
Sep 22 2015

El poeta y cofundador de Humanismo solidario Francisco Morales reivindica el papel de la palabra para sortear la crisis, en la UNIA

El poeta perteneciente a la Generación de la Transición y miembro fundador de la corriente 'Humanismo solidario', Francisco Morales, ha reivindicado el papel de la palabra como mecanismo para sortear la crisis general, tanto económica como de valores, en la que vivimos. Asimismo, ha añadido que el movimiento al cual pertenece, el 'Humanismo solidario', cuenta con unos principios, como la ética literaria, la acción y el compromiso, que “deben ponerse en marcha sin llegar a convertir la literatura en un panfleto literario, sino en una actividad creadora y artística”.

'Humanismo solidario' es una organización sin ánimo de lucro, ajena a partidos políticos y organizaciones, que pretende reivindicar el principio del hombre y de la persona humana en la sociedad actual, como ha explicado. Por tanto, ante la época de pérdida de valores y crisis de todos los tipos que ha dibujado, el poeta apela a “rebelarnos mediante el uso adecuado de los instrumentos literarios”.

Francisco Morales ha participado este martes en la presentación en rueda de prensa del curso Nuevas tendencias literarias. El Humanismo solidario en la poesía española contemporánea (1950-2013), además de dar su ponencia en el seminario, codirigido por la profesora y ensayista de Literatura contemporánea de la Universidad de Granada, Remedios Sánchez, y el catedrático de Lengua y Literatura de la Universidad de Córdoba, Manuel Gahete; y organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en el Campus de La Cartuja de Sevilla. Ambos directores, acompañados por la vicerrectora de Ordenación Académica de la UNIA, María Dolores Oliver, participaron también de la presentación a los medios de este curso de verano.

Por su parte, la directora del curso ha señalado que el seminario surge como una iniciativa del movimiento 'Humanismo solidario'. Una actividad con la que se encuentra satisfecha por los resultados de la misma, puesto que “es una muestra más de que el público está volviendo a la poesía”. En defensa de este género literario, añadió que “la poesía sirve de refugio ante las crisis personales de cada uno” y que “existen autores jóvenes que, con una poesía comprensible, están consiguiendo que la gente muestre interés por la poesía y que ésta tenga futuro”.

Por otro lado, el poeta y crítico literario Manuel Gahete, ha destacado la especificidad del curso, dirigido a un determinado ámbito de la sociedad, pero en el que ha habido un número importante de alumnos interesados por la literatura, bajo su punto de vista. Asimismo, explicó que con el 'Humanismo solidario' se pretende concienciar a la población de que “el creador tiene que dar una respuesta a la situación de crisis en la que nos encontramos y no puede estar ajeno”.

El director del curso manifestó que “estamos en un momento en el que la poesía está mejorando su salud, porque el 'Humanismo solidario' ha sido capaz de aglutinar las diferentes tendencias y estéticas en el compromiso con el ser humano en esta crisis de valores”.

El 'Humanismo solidario' bebe de las influencias de un encuentro de escritores e intelectuales en Antequera, convocado por la Junta de Andalucía, en el que surgió un manifiesto donde se hacía hincapié en el papel que tenían que jugar el escritor y el poeta en la sociedad contemporánea, recordó Francisco Morales. “A partir de entonces creamos esta organización y fruto de su trabajo es este libro titulado 'El Humanismo solidario', de la editorial Visor, en el que se realiza una panorámica del Norte de África y España, y donde confluyen pensadores y escritores en torno a una idea común, rehumanizar la literatura”, comentó.

Entre otras actividades, la organización dedica especial atención a la concesión del Premio Internacional Humanismo Solidario, que en la segunda edición se le concederá a Emilio Lledó, “uno de los intelectuales que mejor refleja estas ideas humanizadoras”, según dijo Morales. El año pasado le fue concedido, a titulo póstumo, a José Luis Sampedro.