logo W

Saludo del Rector

16.10.24 AcuerdoRADIA GC.122

Desde esta web de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) quiero enviar un cordial saludo a toda la comunidad universitaria en general, y en especial a los que conforman el sistema público universitario de nuestra Comunidad Autónoma de Andalucía. Espero que esta web sirva de puente de colaboración y sirva para acceder a toda la información sobre las posibilidades que ofrece esta universidad que me honro en dirigir. Que tengamos acceso a toda la información y la oportunidad de encontrarnos, de comunicarnos y de trabajar juntos por Andalucía, para hacer de la UNIA un motor de generación de conocimiento, de aplicación práctica de este saber y de mejora del desarrollo y del bienestar de Andalucía y desde aquí de toda la sociedad global.

Aceptar la responsabilidad de gestionar la Universidad Internacional de Andalucía, necesariamente es sinónimo de compromiso para actuar; compromiso con las directrices estratégicas que para Andalucía se marcan desde su Gobierno, y compromiso con el Sistema Universitario Andaluz y con cada una de sus Universidades, representadas por sus Rectores y Rectoras, como quiero dejar completamente claro para esta etapa; y así, me comprometo a que cualquier iniciativa que venga desde o que se pretenda con cualquier Universidad, se hará siempre en comunicación directa con su Rector o Rectora, quien ha sido elegido por su Comunidad Universitaria y, por tanto, es el único representante democrático de la misma. Las singularidades de la UNIA permiten sostener esto.

De la mano de esta declaración de compromiso, va también la manifestación consciente de la necesidad de reflexión sobre la orientación de nuestras actividades en un contexto de cambio continuo y cada vez más acelerado.

Cuando se creó la Universidad Internacional de Andalucía mediante la Ley 4/1994 de 12 de abril, el escenario universitario andaluz, español, iberoamericano, del Magreb e internacional era completamente distinto del momento que vivimos ahora. La estructura de la demanda de formación en el mundo entero se parece en muy poco a la que existía en el año 94 y, por supuesto, la oferta de formación es, directamente, otra. Este mercado, si se me permite la expresión, funciona de otra manera, requiere otras soluciones y, como cualquier mercado, expulsa del mismo a los que no se adaptan.

La UNIA, naturalmente, no ha sido ajena a estos cambios, y la evolución de su actividad, de su imagen, de su desarrollo, es indiscutible.
El esfuerzo y la profesionalidad vocacional e incansable de mis compañeros predecesores, han hecho de la UNIA un referente de importancia reconocida en Andalucía e Iberoamérica, fundamentalmente, por lo que me encuentro una Universidad que funciona, que cuenta con financiación estable y que, por tanto, tiene la oportunidad y la obligación de orientarse de manera adecuada al mercado universitario, al Sistema Universitario Andaluz y al interés de Andalucía.

Desde mi punto de vista, nuestra actividad ni tiene por qué, ni debe colisionar con la de las universidades andaluzas; muy al contrario, creo que podemos y debemos desarrollar líneas de trabajo colaborativas que sean complementarias del esfuerzo de las universidades, y aprovechar el hecho de que no contemos con profesorado estable ni de estructuras universitarias tradicionales (Facultades, Escuelas, Departamentos, Áreas de Conocimiento, etc.) para ofrecer nuestra organización para proyectos interuniversitarios de alto prestigio internacional y, seguramente, de importancia estratégica para Andalucía. La flexibilidad y adaptabilidad de nuestras estructuras son una ventaja competitiva de esta Universidad y, por tanto, del Sistema Universitario Andaluz.

Somos conscientes de que aportamos al Sistema Universitario y a la Administración Andaluza una capacidad instrumental y de apoyo a proyectos comunes, sin que esto nos convierta simplemente en un Instrumento, como alguien podría erróneamente deducir de mis palabras. La UNIA es una Universidad Pública más del Sistema Andaluz, con las misma Autonomía que garantiza la Constitución al resto de las Universidades; si el legislador hubiera pretendido algo distinto, habría hecho algo distinto. Por esto, prometo defender esta autonomía junto a todas las posibilidades instrumentales y colaborativas expuestas.

Mi compromiso también lo es con nuestros alumnos. Queremos que cuando terminen su período de formación se sientan orgullosos de su pertenencia a la UNIA, y aunque su Alma Máter será siempre otra Universidad de cualquier parte del mundo, deseo trabajar para que su paso por la UNIA deje una huella especial en su experiencia personal y en sus referentes formativos y humanos.

Todo esto, es claro, sólo puedo hacerlo con la confianza y colaboración del Gobierno Andaluz, del Sistema Universitario, del Equipo de Dirección que trabajará conmigo y, por supuesto, con el Personal de Administración y Servicios de la Universidad Internacional de Andalucía, cuya experiencia y dedicación a la UNIA han sido suficientemente demostradas.

Ninguna Universidad puede funcionar bien sin su Personal de Administración y Servicios, pero en el caso de la UNIA, es imposible, puesto que, de su plantilla de 140 personas, el único docente es el Rector. Estoy seguro de que cuento con vosotros y me ofrezco, desde este momento, a mantener un cauce permanente de comunicación entre todos y con vuestros representantes para estudiar cualquier problema que en las relaciones de cada día puedan presentarse.

Uno de los ejes importantes de nuestras líneas de trabajo es el referido a las relaciones Universidad/Empresa. Estoy convencido de que la formación a medida de la demanda de las empresas, los programas In-Company Training, el fomento del Posgrado en los cuadros directivos de empresas públicas y privadas, la construcción de programas formativos para los centros de las empresas en el extranjero (fundamentalmente en Iberoamérica), etc., ofrece una oportunidad que refuerza el sentido de acción transversal de la Universidad Internacional de Andalucía.

Con Iberoamérica tenemos que seguir nuestras bien establecidas relaciones, manteniendo el marco colaborativo con el Grupo de Universidades La Rábida, Grupo formado actualmente por 63 Universidades latinoamericanas y que, estatutariamente está presidido por el Rector de la Universidad Internacional de Andalucía.

Asimismo, la UNIA, desde la financiación procedente de la Junta de Andalucía que subvenciona una parte importante de las actividades de la AUIP, la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrado, asociación de la que esta Universidad es miembro y que desarrolla una importante labor universitaria en Iberoamérica fomentando el Posgrado. En septiembre, colaboramos de una manera significativa en la II Jornadas sobre el Posgrado en Iberoamérica que celebra la AUIP, este año en nuestra sede de Baeza, y que va orientada al Posgrado y Empresa.

Con el Magreb, a pesar de que llevamos años trabajando, realizando actividades conjuntas y organizando cursos y acciones formativas, tenemos que reflexionar sobre nuestro grado de éxito, y aprovechar, claro está, la experiencia acumulada

Resumiendo, trabajaremos en las líneas estratégicas que se marquen desde el Gobierno de Andalucía, en colaboración abierta y permanente con las universidades del Sistema Universitario Andaluz representadas por sus Rectores y Rectoras, proponiendo actividades que fortalezcan nuestra función transversal y de apoyo.

Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) Número 129 - viernes, 7 de julio de 2017. Página 47

Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) Número 129 - viernes, 7 de julio de 2017. Página 488