fbpx
Martes, 27 Julio 2010 19:40

Carmen Lloret analiza en La Rábida el tema de la mediación familiar en la provincia de Huelva

El curso “Mediación familiar: retos y respuestas” contó con la presencia de Carmen Lloret, delegada de Igualdad y Bienestar Social, que analizó las herramientas utilizadas por los mediadores en distintos ámbitos especializados, como en violencia de género, divorcios, personas dependientes o menores.

Carmen Lloret afirmó que “en nuestra provincia se habían realizado 456 atenciones, a través de los distintos programas de los equipos de mediación familiar, desde Huelva capital, Lepe, Isla Cristina o Almonte, además de la Diputación provincial. Los equipos de tratamiento familiar están repartidos por barriadas, y los de Diputación se encuentran desglosados por las zonas del Condado de Huelva, la Sierra, cuenca minera y la costa. La idea es la cercanía a la ciudadanía. En total se han atendido a 583 menores y a 19 familias”.

 

María José  Ruíz García, la directora de “Mediación familiar: retos y respuestas”, recalcó la importancia de este curso en la UNIA ya que “estamos en un momento muy importante para la mediación en Andalucía, ya que ha visto la luz la Ley reguladora de Mediación Familiar, que entró en vigor en febrero del pasado año y estamos a la espera del reglamento, que se prevé para enero de 2011”.

Sobre este asunto de la Ley en nuestra Comunidad Autónoma, Ruíz García explicó que “aunque la regulación ya existía, falta un reglamento de funcionamiento que de alguna manera una todos los criterios para que los mediadores tengan el espacio legal establecido para llevar a cabo el trabajo que tienen encomendado. Ellos no son los protagonistas, sino la propia familia”.

 

La directora del curso manifestó que con este curso se pretende un objetivo claro: “acercar este proceso de mediación a la ciudadanía porque en algún momento de nuestras vidas todos hemos mediado, pero para ser mediador se requiere un proceso, unas habilidades y un entrenamiento específico”. Además, otro objetivo no menos importante que el anterior es “la concienciación social, para asegurar a los ciudadanos que este proceso de mediación funciona y que es efectivo para resolver situaciones conflicto”.

 

La delegada de Igualdad, Carmen LLoret, aseguró que “la mediación familiar se hace pensando que es una necesidad que existe en estos momentos al hilo de los cambios sociales que se están produciendo en los distintos entornos familiares. La mejor forma para resolverlo, es a través de mediadores con una cualificación extraordinaria para ser discretos y para que las resoluciones que se tomen partan del propio entramado familiar”. Además, explicó que “el trabajo de los mediadores también es preventivo, es decir, que actúan en el momento que surja el primer problema para relativizarlo sin esperar a que se produzca el estallido del conflicto”.

 

 Por su parte, Alfredo José Morales Martínez, director de “Arte, religión y sociedad virreinal. Identidades compartidas en la América colonial”, junto a Juan Carlos Lagares, alcalde de La Palma del Condado, trataron algunos temas de la historia de los virreinatos americanos.

 

Es la primera vez que el Ayuntamiento de La Palma del Condado colabora con la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), fruto de la “vinculación de este municipio con el descubrimiento de América, ya que los primeros vinos que cruzaron el Atlántico provenían de esta zona, además del arte y religión muy arraigado en La Palma del Condado”, como indicó el director de la Sede Iberoamericana de La Rábida, Alfonso Vargas.

 

El alcalde de La Palma del Condado, Juan Carlos Lagares, aseguró que “esta colaboración va a continuar en años sucesivos porque ambas instituciones hacen un verdadero esfuerzo. Las instituciones tenemos que abrirles las puertas a la sociedad y este es el motivo principal. Tenemos la obligación de ampliar esa formación y desarrollo personal de los estudiantes. En La Palma se ha apostado por la cultura, el patrimonio y la difusión de la ciencia”.

 

El municipio onubense recibirá en la jornada del jueves, a los alumnos del curso de los virreinatos americanos, que se trasladarán desde la Sede Iberoamericana para visitar el patrimonio artístico de la localidad como la Ermita del Valle, la Iglesia Parroquial San Juan Bautista, el casco urbano o la posterior visita a una bodega de vinos.

 

El director del curso de los virreinatos americanos, Alfredo Morales, destacó que “el objetivo del curso era el estudio del mundo hispanoamericano en su faceta artística, cultural y sociológica”.

 

“La realidad americana es en parte resultado de la presencia española, pero también de otros aportes que vienen del resto de Europa, y sobre todo, de un sincretismo cultural que es fundamental como parte protagonista de las sociedades indígenas”, explicó Morales.

 

Además, el director declaró que con este curso “los ponentes quieren ampliar las perspectivas y las posibilidades dentro de un enriquecimiento de manifestaciones sociológicas, artísticas y culturales que van desde fortificaciones hasta las últimas expresiones iconográficas, pasando por las labores de mecenazgo del territorio americano, para incidir de esta forma, en posibles guías de investigaciones futuras”.

El curso ha tenido muy buena acogida por parte de los alumnos interesados en este tema, que proceden sobre todo, de Historia del Arte, Humanidades y de Historia de América.