fbpx
Martes, 13 Julio 2010 00:33

Delibes aseguró que el aspecto más importante del ser humano es la mezcla de la razón y la emoción

El rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Juan Manuel Suárez Japón; junto con la vicerrectora de Extensión Universitaria y Participación, María del Rosario García-Doncel; y el director de la Sede Iberoamericana, Alfonso Vargas, han inaugurado la programación de verano de la Internacional en La Rábida, con la lección magistral del profesor de investigación de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), Miguel Delibes de Castro “Darwin, Wallace y la Evolución por Selección Natural”.Al acto asistieron numerosas autoridades como la presidenta de Diputación, Petronila Guerrero; las delegadas de la Junta de Andalucía, Manuela de Paz y María José Rico, así como Carmelo Romero y Juan Antonio Millán, alcaldes de Palos y Cartaya, respectivamente.

 

 Miguel Delibes de Castro, encargado de impartir la lección magistral se refirió en su disertación “al acontecimiento importante para la historia de la ciencia y para cualquier biólogo como es el descubrimiento de la selección natural como motor evolución". El científico, sin embargo, no se quedó ahí y aunó esta realidad con el aspecto más humano de la ciencia al entender que ésta no es más que "la mezcla de razón y emociones".

 

Y es que considera que ese proceso de la selección natural, descubierto por Darwin, "ejemplifica a la perfección el lado humano de la ciencia", aspecto que Wallace se encargó de estudiar.

 

Delibes, durante su conferencia habló fundamentalmente de lo que hizo Darwin que según el científico fueron dos cosas: explicar las relaciones de parentesco entre todos los seres vivos a través de la evolución, eso que se llama Árbol de la Vida: una semilla original para todas las ramas de la vida, y la otra cosa fue decir que el progreso de las especies viene a través de la selección natural”. Gracias a sus investigaciones “se abrió un nuevo paradigma científico que, desde su época, explica la ciencia de la Biología.  Asimismo, para Delibes “nada existe si no es dentro de la Biología y teniendo esto en cuenta, Darwin es el científico más importante”.

 

Por su parte, el rector de la UNIA expresó al prior del Monasterio Santa María de La Rábida la satisfacción de poder participar un año más en el mismo escenario de siempre para presentar las actividades académicas de los cursos de verano 2010. Describió esta nueva edición, Suárez Japón, como “renovada ya que trabajamos impulsados y sostenidos por el peso y la importancia de nuestra tradición y confrontándonos al reto que estas programaciones estacionales suponen en el momento actual que viven tanto en la universidad como la propia sociedad”. Asimismo, el rector hizo hincapié en la seña de identidad que son para la Sede Iberoamericana los cursos que ahora comienzan “como una parte consustancial de nuestra realidad institucional; porque por encima del oleaje que provocan tantas y tan diversas programaciones de cursos de verano como actualmente se nos ofrecen por todas partes, la UNIA los enfrenta y asume como algo que para ella es la continuidad de una trayectoria ya histórica que le precede y que le obliga. En efecto, tener como tenemos integradas en nuestra Universidad las sedes Antonio machado de Baeza, y muy especialmente, este campus universitario de santa maría de la rábida, nos obliga a otorgar a los cursos de verano un valor que está mucho más allá de los vientos cambiantes de una moda o de la generalización de una costumbre”.

 

El rector de la UNIA reiteró que “para nosotros los cursos de verano son una parte muy importante de la identidad de nuestra universidad, pese a que sea un dato cierto que ésta se ha hecho mucho más compleja y de dimensiones que trascienden sobradamente a estas concretas programaciones veraniegas”. Pero aún así, aseguró Suárez Japón “la programación de verano de la Universidad Internacional de Andalucía, en su faceta académicas y culturales es y seguirá siendo una de nuestras citas inexcusables y uno de nuestros compromisos más directos con nuestros entornos sociales, pues sabemos que, en alguno de ellos, como el de los de Baeza y la Rábida, estos cursos se integran plenamente en sus dinámicas culturales, sociales e incluso, económicas”.

 

Guiado por esta idea, matizó el rector de la UNIA, que se ha avanzado este año en el establecimiento de acuerdos con diversos municipios del entorno inmediato a La Rábida y con otros de la provincia onubense, lo que permite mejorar la integración y hacer visible en todos esos lugares nuestras actividades académicas, no sólo las veraniegas sino las de todo el año.

 

Además de renovar y sostener la tradición a la que el rector se refirió en su discurso inaugural, estos cursos que hoy se inician manifestó que se enfrentaban a un reto doble : “por un lado, y en la actual coyuntura de la proliferación de la oferta el mantenernos en nuestros actu7ales niveles, tanto cuantitativos como cualitativos, es decir, sostener los números de nuestras matrículas y nuestros alumnos y hacerlos con programaciones que, sin merma de su calidad científica y su diversidad, sean capaces de atraer al estudiante año tras año. Por otro lado, avanzar en el proceso de diseñar unos cursos que mantenga su operatividad y su atractivo más allá del tiempo en que éstos pierdan su actual utilidad como complementos curriculares, es decir, como actividades conmutables por créditos de libre configuración de las titulaciones universitarias”.

 

Juan Manuel Suárez Japón terminó su intervención haciendo un llamamiento a que las universidades “tendremos que revisar y acordar mecanismos que sean capaces de establecer equivalencias entre los nuevos créditos ECTS, que computan la composición de los nuevos Grados universitarios, y el tiempo lectivo de los cursos estacionales. Éste es el camino que la UNIA ha emprendido desde hace unos años sesgando la orientación de nuestros contenidos con la perspectiva de dirigirse a un área de interés más amplio, de un público potencial que integre también a cuantos profesionales pudieran encontrar aquí una ocasión excelente para la actualización de sus conocimientos y prácticas”.

 

Por su parte, la vicerrectora responsable de la programación de los cursos, María del Rosario García-Doncel realizó un breve recorrido por los 12 cursos y 9 encuentros que se van a desarrollar este verano en Huelva y que para ella son “el mejor ejemplo del compromiso con la creación y trasmisión de conocimiento de la UNIA, que no duda en adaptar su programación a las exigencias de la sociedad”.

 

García-Doncel ha querido también recordar el protagonismo que están adquiriendo los Encuentros en la programación de la UNIA y que “con su formato diferente va a responder mejor a las necesidades del alumnado”. Respecto a la temática, la vicerrectora ha comentado la variedad de los mismos “en los que Iberoamerica, está presente en tres cursos, como seña de identidad de La Rábida que es”. Asimismo, la historia, la cultura, la preocupación por el medio ambiente, temas de actualidad que aparecen todos los días en los medios de comunicación por el debate que generan o algunos de interés para los sectores productivos de la provincia, son otros de los temas que se van a tratar durante los próximos meses en la Sede Iberoamericana de La Rábida.

 

Por último, la vicerrectora se refirió a las “48 Noches, Cultura Abierta en la UNIA”.Una propuesta cultural abierta a los onubenses que implica una apuesta clara por la vanguardia de las artes escénicas y musicales del panorama nacional e internacional. El programa “48 Noches” se inicia, manifestó García-Doncel con la actuación flamenca de la cantaora onubense Argentina, quien presentará en la Sede Iberoamericana Las Minas de Egipto, una suma de tangos, bulerías, alegrías, rumbas, nanas y fandangos que harán las delicias del público.